Archivo del blog

viernes, 8 de enero de 2010

PARAISOS



Todos tenemos la sensación de haber dado varias vueltas al mundo sin haber salido del salón de casa gracias a la invasión de esos programas en los que una colección de expatriados repartidos por los más remotos lugares del globo nos cuentan cómo es su vida por allí. Por qué se fueron -casi siempre detrás de algún hombre/mujer-, como viven -casi siempre mejor-, cuando piensan volver -casi siempre sólo de vacaciones- y lo mucho que echan de menos las cañas -casi siempre luego rectifican y se acuerdan de la familia y los amigos-. Tengo que confesaros que B. y yo somos auténticos fanáticos -ó fósforos- de estos programas y que nos tragamos cada una de las versiones que ofrece cada una de las cadenas -TeleMadrid parece estar condenada a que le copien sus mejores ideas- y en una de ellas, hace algún tiempo apareció un tipo que vivía en una isla del caribe, de sol perenne, playas gigantescas de arena blanca y aguas azul intenso; rodeado de palmeras y de selva se pasaba el tiempo en chiringuitos donde perder el tiempo...mojito tras mojito. En aquella isla sólo había mansiones de grandes fortunas y un ritmo de vida diez veces más lento...el tipo había dejado atrás una vida en Madrid, agobiante y estresante, de gran ejecutivo con gran sueldo y se había largado a montar una empresita de canoas. Allí sentado en su hamaca, moreno y relajado, la reportera le lanzó entre risas, con ese tono del que ya se sabe la respuesta, la que creía su pregunta más obvia: "¿Y es muy dificil vivir en el paraíso?", el tipo de la camisa de palmeras contestó muy serio y sin inmutarse "Pues sí, es muy dificil, porque muy poca gente se atreve a dejarlo todo para hacer lo que realmente quiere".

2 comentarios:

  1. Gracias, es mi canción favorita de Los Beatles

    ResponderEliminar
  2. Pero Belle&Sebastian son mucho mejores que los Beatles...gran versión.

    ResponderEliminar